Enlaces de interes

Oficios Perdidos

Demostración de Oficios Perdidios

Demostración de algunos de lo oficios que realizaban antiguamente. En la demostración se utilizan herramientas y maquinarias antigua originales de aquella época que hemos ido conservando.

Algunos de las demostraciónes que hacemos son:

(Haz click en las imagenes para ver la descripción)

Agricultura
Tradicional
Siega Trilla Arado Siembra

Agricultura Tradicional

Antiguamente la base de la economía era fundamentalmente la agricultura. Este trabajo a lo largo de su evolución ha sufrido múltiples transformaciones, no solo en los métodos sino también en los utensilios empleados. Para intentar que estas tareas no caigan en el olvido nos hemos propuesto recordar la forma en que se realizaban.

En todas estas labores agrícolas el calzado que se utilizaba más habitualmente eran las alpargatas.

Siega

Se segaba a mano con la hoz y la zoqueta, que servía para proteger de cortes la mano, ayudaba también a abarcar mayor cantidad de mies en cada corte. Otra herramienta que también se empleaba en la siega era la dalla que permitía cortar la mies sin agacharse y cortaba más cantidad en cada pasada.

A medida que se iba segando se iban amontonando las mieses en grandes manojos llamados gavillas que se recogían en los campos y se trasladaban a la era en carros tirados por mulos o sobre los propios animales.

Trilla

Una vez finalizada la siega se soltaban y se distribuían las gavillas por el suelo en forma de círculo, formando así lo que se llamaba "la parva". A partir de aquí comenzaba la trilla, que consistía básicamente en separar el grano de la paja, para lo cual primero con un pisoteo de los mulos se aplastaba "la parva" y luego con ayuda de un "trillo" se trituraba la paja y se sacaba las semillas de su envoltura.

El "trillo" consistía en un grueso tablero hecho con varias tablas cuya parte frontal era más estrecha y estaba levantada hacia arriba, en la parte inferior se clavaban lascas de piedra o dientes de sierra metálicos alineados. Entonces se daban vueltas y más vueltas con los mulos tirando del trillo. Tras cada pasada, con ayuda de los rastrillos, se iba separando todo lo posible la paja del grano.

Arado

Siguiendo con las estaciones que marcaban las labores del campo, es en primavera cuando se labraba la tierra que había estado en barbecho para airearla y dejarla libre de malas hierbas. A este primer labrado se le denominaba "romper" y se realizaba con el arado enganchado a unos mulos u otras bestias de carga.

Rastrillos antiguos para arar.

El arado tuvo una gran evolución desde el arado romano o a ladro hasta el brabante, todos ellos tirados por animales, pero con mejoras cada uno de ellos. Del arado con el a ladro surgió un nuevo oficio: alardeo, con el cual podremos ir explicando en que consistía este instrumento de labranza.

El aladro se hacía normalmente de olmo, roble y carraca, que eran las maderas más duras e idóneas para su labor, para lo cual el alardeo elegía la madera con la forma más parecida a la pieza que necesitaba fabricar, excepto la reja que se introducía en la tierra y debía ser metálica.

Siembra

La siembra del cereal se realizaba en el mes de septiembre haciendo honor al refranero tradicional: "En septiembre el que tenga trigo que siembre" y parte del mes de octubre. El trigo admitía cualquier calidad de la tierra para ser plantado, mientras que la cebada se plantaba en las tierras de buena calidad y el centeno en las de peor calidad. Una vez repartido por toda la finca el estiércol correspondiente, se realizaban surcos con la una yunta o pareja de mulos.

Las formas más comunes de siembra eran: A voleo, es decir, esparciendo las semillas en el aire de forma regular de forma que se cubra el terreno con una capa de simiente. A chorrillo, que consistía en extenderlas a lo largo de líneas, lo que solía hacerse con sembradoras. Y en semillero, que se realizaba a mano y se utilizaba en pequeños huertos en la siembra de garbanzos y alubias.

Una vez esparcida la simiente venía la tarea de tapar, que consistía en tapar las semillas con tierra. Las parejas de mulos, bueyes…, es decir, las yuntas iban detrás del sembrador tapando el grano esparcido.